La jornada

Las reglas de la Hermandad dictan las normas para la Estación de Penitencia como acto público de cultos. Hacemos un breve recordatorio de las mismas.

52.3 Por la tarde (del Domingo de Ramos), siendo uno de los fines fundamentales el culto público a sus Sagrados Titulares, esta Hermandad efectuará Estación de Penitencia por las calles de esta ciudad.

52.4 Por tratarse de un ejercicio de culto público y solemne y para que infunda sentimientos de piedad y provecho espiritual, tanto de los que lo pactiquen como de los que lo presencien, su celebración habrá de ajustarse a las normas que a continuación se detallan:

  • Los hermanos, al participar en la Estación de Penitencia, lo harán con el hábito de la Hermandad, que consiste en antifaz de terciopelo rojo, bajo el cual portarán la medalla de la Hermandad, túnica blanca, con botonadura roja del mismo tejido que el antifaz, cíngulo rojo y capa blanca con el escudo de la Hermandad bordado en la parte superior izquierda de la misma, calcetines blancos y calzado de vestir negro, guardándose en el vestir la compostura y seriedad que exige el ejercicio penitencial que se practica.
  • Una vez colocado en el puesto que se le asigne por su correspondiente antigüedad, el hermano no dejará su sitio en toda la Estación, salvo en caso de indisposición, advirtiéndolo al Diputado de Tramo.
  • Durante el recorrido, los hermanos están obligados a obedecer cuantos mandatos recibieran del Diputado Mayor y Celador, y deben, incluso descubrirse el rostro, sí así lo ordenaran.
  • El hermano es responsable de la insignia o cirio que se le entrega al salir, y sólo deberá entregarla de regreso en el templo al encargado correspondiente, o bien al Diputado de su tramo, en caso de indisposición durante el recorrido.
  • Los hermanos a los que por su antigüedad se les asigne los últimos tramos, así como presidencias, insignias o maniguetas deberán portar el D.N.I. y su puesto se considera personal e intransferible. En caso de que no pudiera, por los motivos que fuere, realizar Estación de Penitencia, será el Diputado Mayor de Gobierno el encargado de asignar estos puesto entre los solicitantes del mismo atendiendo únicamente al orden de antigüedad. Sólo se respetará el puesto al hermano que por enfermedad o ausencia justificada no pueda realizar la Estación de Penitencia siempre y cuando lo comunique en tiempo y forma al Diputado Mayor de Gobierno.
  • Al regresar al Templo, todos los hermanos permanecerán dentro del mismo hasta que los pasos que portan las Imágenes Titulares hayan sido depositados en su sitio, dentro del templo, al finalizar la Estación.
  • Todos los hermanos penitentes satisfarán una cuota anual, que se abonará al retirar la papeleta de sitio, y cuya cuantía será fijada por la Junta de Gobierno, y ratificada por el Cabildo General.
  • La Junta de Gobierno podrá proponer al Cabildo General de Salida una serie de normas para el mejor discurrir y organización de la cofradía que deberá ser ratificado por el mismo.
  • El hermano nazareno se dirigirá al templo parroquial de manera rápida por el camino más corto, siempre con el antifaz puesto y con la mejor compostura. Igualmente al finalizar la Estación de Penitencia deberá proceder del mismo modo.

 

EL DOMINGO DE RAMOS

Sobre las diez de la mañana, ya en la parroquia, los pasos de la Hermandad aparecen perfectamente exornados en la cabecera del templo, a izquierda y derecha del presbiterio. Los miembros de la Hermandad participan activamente en la preparación de la liturgia del día: reparto de ramos, procesión de palmas, lecturas…

Francisco López Pérez, historiador y miembro de nuestra comunidad parroquial, en el libro que recoge la historia de nuestra parroquia dice: “En San Agustín se ha logrado consolidar una estructura parroquial fuerte. El Domingo de Ramos es su fiesta mayor”. En la mañana del Domingo de Ramos nuestra parroquia acoge el mayor número de fieles de todo el año. A los habituales feligreses que componen las distintas realidades de la omunidad parroquial, se le unen cientos de personas, hermanos, devotos y cofrades que sin llegar a frecuentar la parroquia sienten una identidad comunitaria en torno a la Hermandad, que es por cierto, la realidad parroquial más antigua de cuantas hay en San Agustín, caminando casi pararelamente a la propia historia de la parroquia.

Tras la Solemnes Función se recibe las visitas protocolarias del resto de Hermandades de Alcalá, Corporación Municipal, Consejo de Hermandades, Asociaciones y entidades. En torno a las 13:00 horas se va desalojando el templo parroquial para preparar todo lo concerniente a la Estación de Penitencia. En torno a las tres de la tarde de nuevo el recinto parroquial va retomando la animación. Hermanos nazarenos, costaleros, músicos, se van acercando y dentro del templo la animación va creciendo por momento. Cuando se acerca la hora de la salida, el Hermano Mayor y Director Espiritual toman la palabra y rezan las oraciones preparatorias para la Estación de penitencia. Con la venia del Hermano Mayor y a la hora fijada, se da comienzo a la Estación de Penitencia.

Es la Hermandad del Domingo de Ramos por antonomasia y de barrio. Una Hermandad con un gran número de pequeños nazarenos entre sus filas y que viene con un crecimiento constante en número de nazarenos y de hermanos. Tiene un cortejo de gran vistosidad haciendo un largo recorrido que abarca varios barrios de la feligresía y buena parte del centro urbano. Suele entrar pasada la una de la madrugada tras pasar por el barrio que la vio nacer.

También es destacable cómo han mejorado los pasos procesionales en los últimos tiempos, destacando, por un lado, la profunda transformación del paso de palio y, por otro, la culminación de la talla del paso de misterio que desde 2013 entró en la fase de dorado y ejecución de las cartelas.